Aisber

 

 

Crear un enfriador instantáneo desde cero está bien. Pero es mejor

hacerlo desde una gran idea.

 

 

 

La Historia de AISBER se remonta años atrás. Nada menos que al año 2012. La fundadora de Cool everywhere, Paola Fatás, le da vueltas por primera vez a la idea de un enfriador instantáneo de latas o botellas, sin necesidad de hielo ni electricidad, que pueda ser utilizado en cualquier lugar, en cualquier momento.

Tiene que ser compacto, de poco peso, fácil de transportar y de almacenar. Reducido al máximo, cómodo de utilizar y de llevar.

La idea es sencilla, el reto complicado, pero poco tiempo después, Paola desarrolla los primeros prototipos y los presenta a potenciales clientes e inversores, antes de proseguir con el desarrollo del enfriador. Entre tanto, construir, medir, aprender. Cientos de pruebas para validar el diseño de producto, materiales, tecnología y proveedores. Algunos de los cuales, ya no son únicamente meros proveedores sino socios.

Porque el futuro no es aquello que está por venir. Es aquello que vamos a buscar. Para encontrar nuevos productos es necesario ver las cosas desde otra perspectiva, desafiar lo convencional.

No hay razón de imitar lo que ya está hecho, sino para soñar con nuevas ideas o productos. Solo así surge un enfriador respetuoso con el medio ambiente, que permite tomar una bebida fría para reducir el calor, después de realizar alguna actividad físico – deportiva entre montañas, caminos, valles, lagos, playas solitarias de aguas cristalinas y arena fina o parques naturales. Cuando quieras, donde quieras.

 

 

¿Cómo conseguimos enfriar una bebida

de 10 a 20ºC sin electricidad?

 

 

Aisber enfriador bebidas

 

 

AISBER es un enfriador para latas y botellas de 33cl que se activa en el momento en que se quiere utilizar, enfriándose al instante como si estuviera recién salido del frigorífico, sin necesidad de electricidad ni hielo. Una vez activado, el frío tiene una duración aproximada de 30 minutos, hasta que finaliza el proceso. Tras el uso, no recupera la capacidad de frío instantáneo, aunque puede re-utilizarse introduciéndolo en la nevera para enfriar bebidas en casa.

El enfriador está formado en su parte interna por bolsas con cavidades separadas, que contienen líquido y sales. Al presionar sobre la cavidad que contiene líquido, el sellado que separa ambas cavidades se abre, produciéndose la mezcla de componentes que activa el enfriamiento.

El proceso consiste en una disolución de sales en agua que requiere energía. Esta energía se absorbe del exterior en forma de calor, de modo que la temperatura disminuye rápidamente.

Los procesos de disolución de sales en agua son muy comunes y los observamos a diario cada vez que añadimos sal o azúcar a la comida o la bebida. En muchos casos, la disolución de sales conlleva un aumento o disminución de la temperatura aunque, al utilizar cantidades pequeñas, no nos damos cuenta. A veces, incluso sin ser conscientes, aumentamos la energía del sistema para facilitar la disolución, ya sea agitando con una cucharilla o calentando la mezcla.

AISBER funciona de un modo similar. Al producirse la disolución de sales en agua, la mezcla se enfría rápidamente actuando como refrigerante de nuestra bebida y podemos acelerar la disolución (y, por tanto, el enfriamiento) facilitando la mezcla de los componentes y girando el enfriador una vez ha sido colocado.

El proceso de enfriamiento en el interior de AISBER se produce de forma instantánea en el momento en el que se mezclan los componentes, llegando a temperaturas próximas a 0ºC. Al colocar la bebida en el interior del enfriador, ésta entra en contacto con la mezcla enfriándose.

Después de la activación, la mezcla se mantiene fría alrededor de 30 minutos, evitando que la bebida se caliente durante su consumo. Una vez utilizado, el producto puede desecharse en la basura normal.

 

Buena química con la vida

 

 

Las personas tenemos una característica que nos diferencia del resto de seres vivos. Desde nuestra infancia queremos entender lo que ocurre a nuestro alrededor e incluso, a menudo, cuando lo desconocemos, inventamos alguna justificación que satisface esa carencia.

La ciencia nos acerca a la realidad y en particular, la química, estudia la estructura de la materia, lo que somos, de qué estamos y hechos y por qué somos cómo somos. La química estudia el “por qué” y esto nos permite influir en nuestro entorno para mejorarlo.

La belleza de la química es que está en todas partes, por lo que permite explicar muchos de los fenómenos que vemos a nuestro alrededor. Una reacción química ocurre en cada una de las células de nuestro organismo cada vez que inhalamos aire y lo espiramos durante la respiración. Miles de reacciones químicas ocurren cuando decidimos mover una mano. Millones de reacciones químicas se producen en nuestro cerebro cada segundo sin ni siquiera ser conscientes.

Si no fuéramos capaces de entender esto, seguiríamos respirando, pero difícilmente podríamos hacer algo cuando alguien tuviera dificultades para respirar. Entender “por qué” las cosas ocurren es el principio fundamental para comenzar a resolver cualquier problema que se nos presente.

Un ejemplo es el enfriador AISBER fabricado en España. Una buena muestra de cómo el progreso de la química influye en nuestras vidas. Por eso, en Cool everywhere, continuamos investigando para encontrar nuevos productos, no sólo más respetuosos con el medio ambiente, sino que mejoren la calidad de vida de las personas.